lunes, 5 de enero de 2015

Arrivederci, 2014!


¡Hola a todas y todos! Andaba muy tranqui recorriendo blogs hasta que llegué a Attic24 y vi que ¡ya había puesto sus recuerdos del 2014

Pero ¿cómo? ¿No es octubre, todavía? ¿No fue ayer cuando me tomé varios ricos cafés con Gabriela para entregarle a Luna Lovegood? Ah, no, pará...  Cierto... Es noviembre, acabo de llegar de mi "viaje laboral" para conocer a Marilú... ¿Y cuándo pasó lo de El Mercat donde conocí a Vero? El reloj de la compu dice que es 5 de enero, ¡OMG, feliz cumple, Georgiiii! y yo, como pone mi amiguita Shuli: .______.

¿Cómo es posible que ya haya pasado Navidad, Año Nuevo y que estén llegando los reyes y yo ni enterada? Mi cabeza se niega a aceptar que la segunda mitad de este año se haya precipitado tanto, con tantas cosas que tengo para hacer, tantos proyectos y planes... ¡y no me da el tiempo ni siquiera para sentarme a planificarlos! En fin...

Vamos por partes: Chau, 2014. Sei finito. Pretérito perfecto. Hasta la vista, baby. Fui muy feliz contigo. SOY muy feliz contigo y por eso es que no quiero que te vayas. Pero está bien. Te guardaré en el recuerdo, precariamente, porque es imposible recordar cada minuto de felicidad y placer que me has regalado. Espero que tu hermano 2015 sea como vos. Si es un poquito mejor en cuestiones organizativas, planificativas, registrativas y bloguitivas, lo aceptaré igual.

Te quiero, 2014. 



Enero.
Nació BeeGirl y me tomé unas muuuuy largas vacaciones que se ligaron posteo y todo. Un mes enterito en Córdoba, disfrutando del sol, de la lluvia, del aire fresco, del verde y de la familia. Arranqué con los mandalas. Y no paré más.

Febrero.
Seguí en Córdoba, mandaleando y pileteando a pesar del granizo. Comí mucho. Descansé mucho. Al volver, me esperaba Lila. Una gatita hermosita que se ganó a todo el mundo y en FB le hicieron el club de fans.

 Marzo.
Salió el librito ¡al fin! Luego de tanto esperar, lo tuve en mis manos.
Me traje un gajo de Córdoba para no extrañar y lo planté yo sola (hoy está en una maceta más grande y de gajo no tiene nada... o mejor dicho, está lleno de gajos enormes).
Incursioné con el hilo de seda dorado, me saqué las ganas de tejer ripples, terminé los almohadones y unos cuantos corazones. Arrancó marzo con todas las actividades y ahí, creo, empezó a correr el 2014.

Abril.
Tuna y Lila se empezaron a querer un poquito más y ya podían dormir juntas. O era el frío, que unía. Primeras repercusiones de las lectoras de la revista. Llovieron likes en FB (gracias al Hada Madrina Teje Lupita Crochet), me motivé y me las arreglé para tener tiempo de armar y publicar el patrón del Gato Mishto. Desde entonces, muchas chicas lo tejieron, a muchas conocí, y a muchas me queda por conocer. ¡Hermosa experiencia! también publiqué los mini mandalas y las mini flores, pero el Gato se ganó todos los premios.
Empecé el Taller de escritura de Ignacio Molina y retomé la escritura de mi abandonadísima novela ♥


Mayo.
Tejí a ¡Eddie Vedder! Y de paso me hice fan ♥
Llegó encomienda de Gladys, mi amiga hermosa de Ushuaia, con un montón de cosas hechas por ella (y por su mamá, Feliza, como por ejemplo, el libro de cuentos!): mitones sandía, porta pañuelos, ¿porta? tijera, señalador de tela para los libros, búhos, todo todo todo indescriptiblemente hermoso. También ligué un mate pintado por mi amiga Moka y un Mini Visitor pintado por Natalia Molinero.
Gabuchis me regaló el collar mamushka que amo y mi amigo del alma, Carlos, me regaló el CD ¡sí, CD orishinal! de Blind Melon ♥ ¡Más regalos que en mi cumpleaños!
Como siempre, mis gatunas queriendo poseer todo.


Junio.
Conocí a Vero, de Teje Lupita Crochet (me invitó a su taller y desde entonces no falté más. una de las cosas más lindas del 2014, esta amistad!). Tejí muchas cosas para el librito de bebés y me compré todo para empezar a tejer lo más lindo que tejí en el año...


Julio.
Salió el librito de Mandalas en crochet ♥ Esos mandalas que diseñé en las vacas y que al final quedaron más lindos de lo que esperaba ♥
Zapas nuevas, pintadas por mi amiga Silvana. Torres para la otra Silvana, la Seelvainilla. Puntos nuevos, Gato Mishto aterciopelado para Vero, que me enseñó a tejer los Aminekos ♥
¡Y muñeco Eugene terminado! Mi favorito del año. Aunque a veces pienso: qué macumba! jijiji.


 Agosto.
¿Ya, agosto? ¿Posta? Salió Crochet para Bebés, más rápido que las otras dos, veo ahora. Lo que es estar en el medio del baile.
Muñeco Eugene me acompañó a todos lados y se fotografió con medio Buenos Aires, de evento en evento, de almuerzo en merienda y de fiesta en fiesta, como corresponde. Estuvo despidiendo a los amigurumis que Noe, de Upa! Mi Gurrumín y Pao, de MiGus - Amigurumis, donaron a la Casa Garrahan, gracias a la hermosa convocatoria hecha por Marian, de Corazón de Vellón. Yo doné dos aminekos... El otro era el regalito de cumple de Gabuchis, que nos esperó con la leche y merendamos todos juntos jujuju!
Tejí una osa amorosa con el patrón de Gaby, de Tejiendo Raíces.
Y Seelvana diseñó e ilustró el logo para Mishto

Septiembre.
El mes más lindo. Mi mes de cumple. Este año arrancó con caminata bien temprano, fresias y fotos.
Di mi primer taller (de mandalas) en el taller de Teje Lupita y fui muy feliz. Gracias inmensas a Vero por confiar en mí y alentarme siempre siempre siempre.
Llegó mi amiga Pao, de Nicaragua, y nos vimos en persona por primera vez luego de ¡diez años! Su visita me recargó las pilas, festejamos nuestros cumpleaños juntas y salimos a caminar por la ciudad. Ya saben con quién. Antes de irse, Pao gestionó todo para que le tejiera (y entregara) una Olga a Kevin Johansen. Sí. Eso. Y yo a mis amigas les hago caso.
Volvió mi amiga Sandra Say No More de Ibiza y me trajo un jabón por mi cumple (y la clover! jujuju!). Me llevó a la radio y salí de ahí fascinada. Quizás en 2015...
Gogol Bordello me retuiteó el día de mi cumpleaños ^_^ (no he de olvidar eso!)
Y nacieron Los Jacobines. A los pocos días ya teníamos diez pedidos. "Nos vamo' a Bariló" deberá ser "Nos vamo' a Joligúd".
Conocí un erizo. El erizo de Erwin. No sé qué fue más novedoso: el erizo o el nombre de su dueño.

Octubre.
Lila se fue de casa. Sí. Nos abandonó y se instaló en su lugar en el mundo: la casa de sus abuelos, mis padres. Tuna no la extrañó demasiado. Vuelta a ser hija única mimosa y mimada.
Luna Lovegood. Mecesina. Tercera muñeca que tejo. Y me encantó tejerla. Muñeco Eugene no la quería soltar, hasta que le dije que era menor de edad, que podía haber problemas con la autoridad... Y la dejó ir. Lloramos un ratito, igual.
Dimos taller de Navidad con Teje Lupita. Un ¡placerrr trabajar juntas, las chicas, ver los proyectos terminados!
Salieron más Jacobines y hubo gran compra gran en Once: botones, cuentas, alfileres, dijes, alambre, todo todo todo para llevar a mi "viaje laboral"...

Noviembre.
Increíble pero real. Primer finde de noviembre y yo viajando a lo desconocido. El viaje laboral que se dio sin pensarlo demasiado: un seminario de mandalas ¡en Pehuajó! Conocí a Marilú, de Al Divino Botón, y a su familia, que me trataron maravillosamente, tanto que no me quería volver... ¡Me quería quedar tejiendo al solcito con ella! Los seminarios estuvieron hermosos y conocí a tantas mujeres geniales que ya quiero volver. Qué lindo, haberte conocido, Marilú! Volví re inspirada, la Mastermind a fulll.
Compré muuuuuucho hilo de toooodos colores por primera vez y cumplí un sueño, el sueño de la piba. Tejí muchísimo: mandalas, visillos, amigurumis, corazones, manteles, posavasos, chucherías varias y di un exclusivo, pequeñitísimo taller en casa, con mis alumnitas bellas, Anto y Débora, antes de arrancar con las obras de chapa y pintura... digo, de rasqueteo y pintura (que siguen ¡si-guien-do!)
Incursioné con el fieltro y ya Muñeco Sergei está listo para tocarse unos temas con Muñeco Eugene... Le faltan las piernas, pero el violín se toca con las manos!

Diciembre.
El mes más corto del siglo. Posta que se me voló. Posta que hace tres días me gané unos gloriosos frascos de VARM. Y hace dos días estaba en la Feria El Mercat, visitando a las hermosas emprendedoras que conocí este año. Y hace un día tejí muchos mandalas y corazones como regalitos de Navidad (sin aceptar que eran regalitos de Navidad). Y ayer nomás arrancó el verano y cumplió años mi hermano, así que le tejí un conejo Lucas de MiGus.
Toda la familia Mishto preparada para el saludo de Navidad y yo así como pone mi amiguita Shuli: ._________.

Ñeeeeee.

Dale, 2014, decime que es una bromita, que aún no terminaste.

6 comentarios:

  1. holaaaaaa!!!me encanto!!jaja!!!pienso que tuviste toodo lo que te mereces este año que paso!!!!imaginate todo lo que te viene este !!!!master!!!un besote

    ResponderEliminar
  2. Está tan lindo el relato como las fotos, como siempre digo... 'cuánto camino has recorrido muchacha'! Te adoro, lo sabés <3. Mamá

    ResponderEliminar
  3. Corita sos una Genia tejiendo y narrando! Soy muy feliz de haberme cruzado en tu vida, y de que me hayas enseñado tus preciosas cosas! Espero poder en este 2015 poder compartir mas momentos de alegría y creatividad! Va a ser un maravilloso año! Un abrazo gigante! Y un besote

    ResponderEliminar
  4. Cuántas vivencias...!!! Qué lindo saber que tengo un lugar en un rinconcito de tu corazón y qué emoción ver mi nombre asomando en un mes de tu relato anual! Te deseo para este anio todo lo mejor y espero poder seguir compartiendo momentos y aprendiendo más. Que DIOS te bendiga!!

    ResponderEliminar
  5. Mi flaco lindo está creciendo, y yo ansío tanto verlo nacer =)

    Gracias Coriiiiiiiii ♥

    Nadita

    ResponderEliminar
  6. que año espectacular nenaaa! Un placer compartir estos espacios contigo Salute chicn chin `por muchos años de viaje compartido

    ResponderEliminar

Aló, aló?